Libro en papel o electrónico : El eBook llegó para quedarse

libro-ebook

El eBook o libro electrónico llegó para quedarse.

Mucha gente dice que le gusta el libro en papel, el tacto, el olor, la letra impresa sobre el fondo del papel, a mi también. A las personas que nos gusta leer, nos encantan los libros, tocarlos, abrirlos, manosearlos, leerlos…

Pero no conozco a nadie que haya probado la lectura de libros digitales o electrónicos en algún dispositivo de lectura de eBooks, sea un smartphone, una tablet o un lector de ebooks o eReader específico, que lo haya rechazado.

Y es que la comodidad de llevar un libro o varios, en un aparato que pesa tan poco, que además lo puedes usar para muchas más cosas, que te permite leer a oscuras, te ofrece las opciones de punto de libro, subrayado de párrafos, añadir notas, aumentar o disminuir el tamaño de la letra, consultar el diccionario, internet,  y mil y una opción más que mejoran continuamente, es algo que encandila a los amantes de la lectura.

Empecé a leer libros electrónicos cuando un amigo me regaló un viejo Ipod que sustituyó por el primer Iphone.

ipodMe dijo que me iría genial para escuchar música. Y es cierto, todavía lo uso cuando salgo a correr, su sonido es impresionante.

Otro amigo me dijo que con aquello podría leer libros. Lo vi tan pequeño que me pareció imposible. Pero lo importante no es el tamaño del dispositivo si no el tamaño de la letra que has de leer. Me descargué la aplicación Good Reader para leer ebooks, mi amigo me pasó un par de libros electrónicos y ALUCINÉ! No sólo se leía bien sino que además podía adaptar la luminosidad para leer de día o de noche, podía hacer que pasasen las páginas solas, una pasada…De eso ya hace unos años.

Ahora leo en mi smartphone, tengo varias aplicaciones de lectura (de las cuales hablaré más adelante), dependiendo del tipo de libro de lea y de donde lo haya descargado o prestado. Sigo visitando librerías. Cuando paso por Barcelona, procuro guardarme un rato para darme una vuelta por las fantásticas librerías que ofrece la ciudad. Visitar las diferentes secciones, ojear las novedades, toquetear los libros. Pero lo cierto es que los últimos libros en papel que he comprado han sido para regalar, los míos son la mayoría electrónicos, y los que tengo de hace años descansan en estanterías y cajas de cartón. C’est la vie!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *