Bloqueos

bloqueoHay ciertos momentos en los que te bloqueas. Tienes varios proyectos en marcha, mucho conocimiento por adquirir, un montón de post-its y notas sobre esta o aquella cosa pendiente, listas de tareas, correos por leer y contestar…Y sólo tienes ganas de tumbarte en la cama y no hacer nada. Tu mente está gris y piensas que no das para más. Bloqueo.

La vida knowmad no es un camino de rosas, porque la vida en sí, sin más, no lo es. Y una vez que has decidido salirte del camino convencional, el que marca el sistema y que por tu manera de ser no soportas, tienes que enfrentarte a una serie de retos y responsabilidades que a veces agotan.
No tienes un trabajo de 9 a 5, no tienes que fichar, ni dar explicaciones ni excusas a nadie. Es más difícil, debes cumplir contigo misma, si te das excusas te las comes tu, y tu misma te pillas tus debilidades. Llevar adelante tus proyectos exige además muchas cosas que quizás te gusten menos. Facturación, fiscalidad, control de pagos, comunicación fluida con todos los frentes abiertos. Hay cosas que se pueden delegar, otras no, en el fondo respondes tu.

Todo eso te puede causar estrés y ganas de lanzarlo todo por la borda, volver a la rueda y olvidarte de tus sueños de libertad emprendedora. Te pones a buscar un trabajo convencional, buscas en todas las plataformas disponibles y …te deprimes. Trabajos denominados “becas” o “prácticas”, para gente con estudios superiores y requetesuperiores, con remuneración de pena, sueldos de los 90.

Bloqueo, estrés, realidad, depresión.
Opciones:
1- me acuesto hasta que se disuelva la nube gris de mi cabeza

2- salgo a correr, en bici, lo que sea con tal de quemar malos rollos

3- pongo música a toda pastilla y bailo hasta el disloque

4- escucho algún podcast inspirador

5- me pongo a hacer alguna tarea rutinaria para no pensar mientras escucho música o un podcast inspirador

6- me pongo a escribir, vomito mis penas, me doy cuenta de que nada es tan dramático, y que me quejo de vicio, que en el fondo llevo la vida que quiero y hago lo que me apetece!

Conclusión. Los bloqueos ocurren, pero no son para siempre. El análisis, la visión con perspectiva, y la paciencia, diluyen el ansia y el estrés. Todo es cuestión de tiempo y tiento.
Os dejo con una canción setentera para levantar el ánimo y quitar las penas: Aquarius (Let the Sunshine in)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *