Los 5 propósitos de vida knowmad para el año próximo

Se acerca el final de un año más, un nuevo calendario que se acaba, y como cada año, surge la necesidad de reflexionar sobre lo que pasó, y lo que no, lo que hicimos y lo que no, y una vez más es la hora de plantearse los nuevos propósitos para el año siguiente.

Algunas ideas: Los 5 propósitos de vida knowmad para el año próximo…

1.- Pasar a la acción, empezar

Si algo he aprendido e interiorizado este año es que lo más importante de una idea, de un pensamiento, de un deseo es tener la osadía de materializarlo, de pasar a la acción, de empezar. La meta estará más o menos cerca, pero ya llevaremos las botas puestas y habremos emprendido el camino, el que sea que hayamos tomado.

No podemos quedarnos inmóviles, ni en el aspecto profesional, ni en el formativo, ni en el social. Todo cambia, viejas estructuras se derrumban y dejan paso a nuevas, algunas todavía por definir y categorizar. Es necesario estar alerta, con mente abierta y ser receptivo ante cualquier cambio. El inmovilismo sólo crea bloqueos.

Una vez en marcha, puedes ir mas deprisa o mas lentamente, dando pasos conscientes, rectificando si es preciso, pero adelante, solo mirando atrás para mejorar.

Empecé el proyecto vidaknowmad para dar forma a un cúmulo de ideas y experiencias personales. Para compartir mi visión personal, para experimentar sobre mis ideas y mi capacidad de transmitirlas, para refinar y moldear mis reflexiones. Aunque este primer año de vida no ha sido muy prolífico, y aún no he ubicado ni materializado mis pensamientos, el proyecto sigue en pie, porque un día me senté y puse las bases para ponerlo en marcha.

2.- Información + análisis y evaluación = decisión

La mente inquieta, la personalidad knowmad es adicta a la información. En un momento de hiper información sobre cualquier tema imaginable, es fácil perderse, despistarse, incluso saturarse.

Este año estuve buscando información sobre un tema concreto que me interesaba referente a inversiones, me refiero al trading. Lo descubrí a partir de un podcast, me pareció un tema atrayente y goloso, y empecé a informarme. Pronto me di cuenta que la información disponible en la red era abismal. Es cierto que la educación financiera es un tema en auge, y más desde el comienzo de la crisis en 2007, y el trading no era una excepción, más cuando parecía ofrecer oportunidades y rendimientos muy atractivos. Pasé varias semanas escuchando podcasts, leyendo libros, artículos, mirando vídeos, pero finalmente decidí que por el momento dada a mi situación personal, económica y mis propios principios, debía aparcar el tema para otra ocasión. Hubiese sido fácil apuntarme a un curso, seguir un método, unirme a un grupo…pero no lo vi claro. La tria y valoración de la información y mi visión personal, me guiaron hacia una decisión.

Pude tomar la buena o la mala decisión, ese es sólo mi problema, pero lo hice conscientemente.

Este es sólo un ejemplo de muchos, más o menos transcendentales, que me encontré y me encontraré a lo largo de mi camino, pero al menos se que cuento con mi criterio para decidir libremente.

3.- Aceptar el reto, negar la intrusión

Me gusta nadar a contracorriente. Crear mi camino al andar. Es fácil dejarse llevar por la corriente, por la masa, por lo establecido, pero para mi es aburrido. Lo contrario es doloroso a veces, cabreante, pero muchas veces gratificante. Supongo que depende del carácter de cada uno.

Me gusta vivir en un entorno rural, con un amplio espacio vital rodeado de naturaleza. Mucha gente que conozco, amigas, amigos y familiares, no entienden mi proyecto, mi estilo de vida. ¿Y qué? Es en este entorno donde puedo vivir como vivo , con una densidad de población bajísima, con un contacto humano y social directo, con pocos intermediarios o jerarquías. No pretendo convencer a nadie de que esto es lo mejor. Para mi sí lo es, pero no tiene que serlo para todo el mundo.

Viví muchos años en la ciudad, hasta que me saturé y cambié. Conozco los dos mundos y prefiero éste. Las oportunidades están en todas partes, hay que buscarlas, encontrarlas y propiciarlas. Todo lo que te digan, te aconsejen, te exijan, puedes tomártelo como bueno o malo, según el tono y el criterio de quien lo proponga, agradecerlo o rebatirlo, pero nunca debe negar tu voluntad, entrometerse en tu decisión, manipular tu vida, pues entonces tu libertad personal se verá afectada.

4.- Aprender, aprender y…aprender

Nunca ha sido tan fácil aprender y formarse como en esta época en la que vivimos. Internet ha permitido un acceso a la información inimaginable hace unos años. Es la siguiente revolución después de la industrial, y estamos dentro de ella. Es un nuevo sistema que rompe los esquemas de la educación y la formación profesional. El método centralizado da paso al método distribuido. La información, el debate, la reflexión, la innovación, está en la red.

Hace poco me preguntaban si ahora volvería a ir a la universidad. Estoy segura de que no. Respeto a las personas que toman la decisión de emprender una carrera universitaria o cualquier tipo de formación reglada, y a las instituciones que las imparten, pero creo que hay un desfase muy grande entre la educación formal y reglada, y el mundo real, las exigencias del momento. Y actualmente con el acceso a la información disponible, es posible formarse (posiblemente no de todo, pero sí en muchos campos) a través de la red.

Además se da la circunstancia de que poco importa lo que hayas estudiado hace unos años, porque deberás reciclarte sí o sí, porque todo está en constante evolución y la sociedad así lo exige.

Un apunte. Google hace unos años tenía en cuenta los títulos universitarios para poder acceder a su plantilla. Desde 2013 ya no lo tiene en cuenta el expediente académico, dado que nada tiene que ver lo que se enseña en la universidad, con las habilidades que requiere la empresa. (marcador en movil, añadir artículo del NYT).

Así pues, seguiré desarrollando mi vida knowmad, explotando mi perfil autodidacta y los recursos que ofrece la red.

5.- Mens sana in corpore sano

Dieta, ejercicio, tranquilidad, naturaleza, meditación, reflexión, juicio, serenidad, escritura, diversión, creatividad, …Todos estos ingredientes sirven para crear mi receta ideal de equilibrio personal. Es difícil mantener un rumbo constante, pero lo importante es no desviarse de la trayectoria por mucho tiempo. Por supuesto algún capricho, alguna locura de vez en cuando no es contraproducente. El cuerpo siempre avisa. Se trata de tomar consciencia del propio cuerpo, de escucharnos a nosotros mismo, y tratar las alertas, esos futuros problemas antes de que aparezcan.

 

¿Ya has escritos tus propósitos para el año próximo? ¿A qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *