Como plantar a tu jefe y ser libre profesionalmente

Si te planteas seriamente como uno de tus objetivos principales en la vida, el de ser libre a nivel profesional, no depender de un jefe, de una oficina, o taller o tienda donde trabajes, de un lugar, entonces, tu objetivo es ser knwomada digital.

Es la situación en la que se encuentra mucha gente, que trabaja para una empresa, para un jefe.

¿Te encuentras en alguna de estas situaciones?

Personas hartas de trabajos precarios, donde su aportación no se valora, donde les hacen sentir que son prescindibles, con horarios infernales, con jefes abusadores, con trayectos al trabajo interminables.

También es la situación del profesional autónomo que trabaja más horas que un reloj y a deshoras, por retribuciones a veces ridículas, para clientes desagradecidos que disfrutan presionándote, sin vacaciones, sin vida familiar, con la incertidumbre del impago.

¿De verdad piensas seguir así por mucho tiempo?

Si sientes una desmotivación total por el trabajo que haces sigue leyendo…

6 Pasos fundamentales para dar un giro a tu vida profesional (y personal)

1.- LA META

Yo también me he propuesto como objetivo prioritario para este 2018 es el de ser knowmad digital 100% (Estoy en un 60%)

Esa libertad profesional conlleva libertad personal y financiera.

Voy a definirlo con un lema.

Ganar lo que necesitas, haciendo lo que te gusta, desde donde te de la gana

2.- LA MOTIVACION

La mayor motivación para llevarlo a cabo es fácil de definir:

En el fondo se trata de…

Conseguir llevar la vida que deseas, no la que te viene impuesta. Sólo se vive una vez. Aprovéchalo.

Vamos a ver cómo llevar a cabo el proceso

3.- EVALUAR LA SITUACIÓN ACTUAL

¿Dónde estoy ahora?¿Qué estoy haciendo para conseguir mi meta?

¿Cuanto de lejos estoy de ella?

Puede ser que ya estés en el camino, que ya tengas (como yo) ciertas actividades que te acercan a ese fin que buscas. Pero puedes empezar de 0, aún atada a un trabajo de 40 horas semanales.

4.- LOS IMPEDIMENTOS

Principales dificultades:

  • Pensar que una sola actividad puede resolverte el tema económico es una quimera, al menos para empezar

Tu sistema de vida actual te permite unas condiciones de vida. Trabajas a cambio de un sueldo, o de unos ingresos que te permiten cubrir gastos fijos y ciertos extras. Y vas tirando…

El cambio requiere ser multidisciplinar. En el sentido que debes seguir con tus tareas hasta que puedas quedarte en el nuevo camino. Y aprender muchas cosas, no solo de lo que te gusta, de lo que te apasionada, sino del resto de tareas asociadas. O delegarlas, pero delegar es pagar a otros, y puede que no tengas los medios para hacerlo, al principio.

  • Hacer cosas desde casa con el ordenador no es ser un knowmad digital, si ello te ancla a un lugar.

A veces lo digital también puede resultar analógico, si se sigue trabajando por horas para un cliente (como si fuese tu jefe), con horarios y plazos impuestos por otros.

  • Tendrás que hacer muchas cosas que no te gustan, pero hay que hacerlas. Incluso seguir con proyectos en marcha que aunque no te motiven del todo, te pagan las facturas (tu propio trabajo por ejemplo) Soluciones concretas y temporales, sin perder el foco en el objetivo principal.

No es recomendable dejar el trabajo actual, si no se tiene un colchón para vivir unos cuantos meses sin ingresos, o las ideas y estrategia muy clara. Se puede arrancar en paralelo, eso sí dedicándole tiempo. La siguiente gran dificultad.

    • Tiempo: Sacar tiempo de debajo de las piedras, planificarse, marcarse horarios para diferentes temas y cumplirlos. Madrugar, pasar de la tele, de las pelis, de las series. Leer y ver todo lo relacionado con el tema que te atañe, aunque tengas que pasar de las novelas que te gustan.

El que algo quiere algo le cuesta, no hay fórmulas mágicas.

En un principio es muy difícil darse a conocer. Hay que trabajar mucho, crear contenido de forma altruista y compartirlo, que te lean y crear productos y servicios a partir de ahí.

  • Hay que evitar la dispersión, centrarse en la disciplina y la constancia.

 

Vale se donde estoy, y las principales dificultades que puedo encontrar. El siguiente paso:

5.- LA AUTOEVALUACIÓN

¿Qué hago? ¿Que puedo aportar?

Ahí te toca definir:

  • qué sabes hacer
  • que te gusta, te apasiona
  • qué dicen los demás de ti, cómo te ven
  • qué valor puedes aportar a los demás. No estoy hablando de tus méritos, de tus titulaciones, del Curriculum Vitae. El cv sólo le sirve a una empresa que busca un perfil concreto. No te vendas por tu cv sino por lo que puedes aportar, por los problemas que puedes solucionar a los demás.

A partir de ahí vamos con lo chulo:

6.- LAS OPORTUNIDADES

  • Puedes empezar a trabajar en tu nueva actividad a ratos, sin dejar nada de lo que haces, pero con objetivo claro en mente
  • Puedes tomártelo como un aprendizaje compartido. Justo como lo planteo yo en estos momentos, lo que tendría que haber hecho durante todos estos años. Si hubiese plasmado toda mi experiencia, mis tropezones, mis éxitos y frustraciones en un blog, ahora tendría mucho contenido de valor.

Porque la experiencia, la tuya, la mía, es valor.La historia es colectiva, la experiencia es individual.

  • Cuando empiezas no sabes como estarás en unas semanas, en unos meses, pero se trata de pasar a la acción y de avanzar. Por el camino salen nuevas oportunidades, y te das cuenta de que vales para muchas más cosas de las que pensabas
  • Compartir y aprender, ese es el camino.

MI RETO

Este va a ser mi camino durante este año. Compartir la experiencia de lo andado y de los trayectos del día a día.

Si te apetece acompañarme, por mi encantada, y si quieres comentar o compartir, tu opinión o tu experiencia será bienvenida.

La foto del principio es mi taza mindfulness que tengo en mi escritorio de trabajo, me la regaló una queridísima amiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *